Berta Lopera, una colombiana de retos, logros y resultados

Por José A. Marín        Abril 4,2012

Berta Lopera, abogada colombiana.

North Vancouver (CBNnoticias) –Berta Lopera, es una abogada colombiana convertida en ejemplo de superación para muchos que deciden probar suerte lejos de su tierra, a pesar de las dificultades de lenguaje y diferencias culturales que puedan existir.

Cuando Berta decidió emigrar a Canadá quizás no imaginó que para llegar a ejercer su amada profesión en el país del Maple Leaf, de los osos negros y de los castores tendría que empezar de cero nuevamente.

Sin embargo, y frente a una realidad inevitable, esta abogada egresada de la Universidad de Medellín, quien decide renunciar a su cargo como directora de negociación de aviones de Avianca, la aerolínea más importante de Colombia, asume el reto y a partir de ese momento comienza una nueva etapa en su vida.

Una etapa marcada por una decisión que tocó sus sentimientos, pero que al final no sobrepasó las ganas de alcanzar su meta profesional en Canadá.

De la metrópoli al campo

El cambio fue brusco, pero en ese momento todo se hizo por amor y con la visión de alcanzar nuevas metas.

Trasladarse de una metrópoli como Bogotá con más de 7 millones de habitantes a la zona rural de Vernon, un municipio enclavado en el Valle de Okanagan, al suroriente de la provincia de la Colombia Británica no era fácil, a pesar de contar con todo lo que un ciudadano normal  necesita para vivir en Canadá.

Berta quiso trabajar en Vernon para mantenerse activa, pero su formación profesional y vasta experiencia, se convirtieron en factor negativo y fue rechazada laboralmente por su condición de profesional sobrecalificada.

Ante esta situación y haciendo uso de su ingles básico, aprendido durante un año por allá en 1998 en Vancouver,  se vincula como voluntaria del Club Rotario de Vernon y allí empieza una de las tareas más  altruistas y humanitarias que le hayan dado satisfacción en su vida.

Microcréditos para desplazados por la guerra y comunidades indígenas

Berta Lopera con una beneficiaria de un préstamo en Cazucá, Colombia. Foto Rotary International.

Con el apoyo del Club Rotario de Vernon, Berta consigue una subvención por $26,000 dólares para ayudar a familias desplazadas por la guerra y a familias indígenas en Colombia.

Esta emprendedora mujer viaja a Colombia donde pone en marcha un programa de microcréditos para decenas de familias desplazadas por la violencia en Cazucá, una comunidad con pobreza extrema en las afueras de Bogotá.

Allí trabajó  de tu  a tu con la comunidad, pues era quien enseñaba desde como comprar los hilos para confeccionar una camisa hasta como llevar las cuentas de un pequeño negocio en un cuaderno.

Fueron 3 meses de experiencia enriquecedora cuenta Berta.

Su labor humanitaria luego se trasladó  hasta el municipio de Albania en la Guajira, donde entre el 2008 y el 2010 alcanza uno de sus objetivos en beneficio de las gentes más  necesitadas.

Allí en la zona de explotación carbonífera del Cerrejón trabajó con la compañía minera BHP Billiton.

Berta se reúne con varias familias de la cultura indígena wayuu y en conjunto con el Club Rotario El Cerrejón hace entrega de micro-préstamos para que ellos montaran su propio negocio.

“Recuerdo que fue una experiencia muy bonita y que me llenó  de gran satisfacción. Ellos, los indígenas Wayuu compraron chivos para vender la carne y así empezar su pequeño negocio; un pescador se unió con otra persona para montar una venta de pescado, mientras él  aportaba el producto, la otra persona compró  una neverita portátil para echar el pescado y así iniciaron su microempresa”, dijo Berta.

Sin saber quienes habían enviado ese dinero, los Wayuu enviaron un saludo a los canadienses de Vernon por haberles tenido en cuenta con esa gran ayuda.

Fueron más  de 150 familias quienes se beneficiaron con el trabajo realizado por esta colombiana de buen corazón.

Dos veces abogada

Berta quien no es una mujer conformista, sintió que no podía alejarse de su profesión y desde el momento en que llegó  a Vernon empezó a  buscar la forma de retomar el camino de las leyes.

Siendo consciente que la posibilidad de ser aceptada como estudiante de derecho en la Universidad de British Columbia era mínima, decide correr el riesgo.

Con un inglés  a medias pero con mucho optimismo, Berta es aceptada como estudiante de leyes en el claustro universitario más  importante de la región.

“Fue muy duro, tuve pesadillas, trasnoché, lloré mucho y al comienzo me sentí aislada porque no significaba nada para mis compañeros quienes armaban sus grupos y me dejaban a un lado, ya que yo no representaba un apoyo para el trabajo en equipo por mi deficiente inglés  y mi condición de inmigrante”, explica Berta.

Con el paso de los meses las cosas cambiaron y esta colombiana se convirtió en el principal soporte de sus compañeros de clase, quienes ya la miraban con respeto y admiración, gracias a su esfuerzo, disciplina y dedicación en el estudio.

Finalmente, Berta Lopera culmina su carrera en leyes  y con honores recibe su título de abogada de la Universidad de British Columbia en el 2004.

En el 2005 es llamada a hacer parte de la Barra de British Columbia, el capítulo más  importante que agremia a los profesionales del derecho en esta zona de Canadá.

Berta ahora hace parte de una prestigiosa compañía de abogados en el municipio de North Vancouver y una de las pocas profesionales del ramo en esta ciudad que ostenta el titulo de abogada en dos países.

Mujer incansable

Pero pareciera que los días para Berta Lopera tienen más  de 24 horas, ya que además de su trabajo como abogada lo combina con actividades que van desde la promoción del buen nombre de su amada Colombia hasta seminarios de orientación a personas recién llegadas y voluntariados.

Berta actualmente hace parte de la Junta Directiva del Canadá – Colombia Business Council y de la Junta Directiva de la Afiliación de Sociedades Multiculturales y Agencias de Servicio de la Colombia Británica – AMMSSA BC.

Como si fuera poco, esta profesional del derecho es ahora la imagen representativa de los latinoamericanos en el proyecto Greeting Fluency o Saludo con Fluidez del exalcalde de Vancouver, Sam Sullivan.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: